El problema es que la mayor parte de la gente no sabe redactar correctamente objetivos de formación. Parece un tema sin importancia, pero si no queda claro el resultado final es muy complicado medir si has llegado al resultado, del ROI de la formación ni hablamos.

Buceo por internet y encuentro que una empresa que se jacta de llevar en el mercado de la formación desde hace 15 años propone, como objetivo de un curso de excel, lo siguiente:

El objetivo del curso es dar a conocer las herramientas Excel para crear y modificar hojas de cálculo. Al finalizar el curso el alumno será capaz de manejar sin dificultad una importante cantidad de datos  y de operaciones.”

(He modificado el literal del enunciado para evitaros la tentación de usar los buscadores a ver de quién hablo).

Esto es imposible de medir e imposible de trasladar a euros el retorno de la inversión en formación (de hecho en parte expresa el objetivo del formador o formadora y no del alumnado). Quizá, como hace unas semanas escuché en un taller, el problema está en hablar de objetivode formación. El ponente proponía hablar de “resultado” de la formación y no de objetivo. Según él, la palabra objetivo nos induce a pensar en términos vagos e imprecisos, mientras que la palabra resultadonos induce a pensar en cosas concretas. Un objetivo es la cinta de llegada de una carrera vista desde la salida. Una meta es la visualización de la llegada vista desde la propia llegada.

Efectivamente, un objetivo de formación debe venir expresado en términos del resultado observable, que cabe esperar en la persona participante como consecuencia de la formación, y teniendo en cuenta los medios reales y las situaciones concretas en que dicha persona trabajará. Para ello se recomienda expresar el objetivo mediante el siguiente esquema:

 “Al final de la formación el alumnado será capaz de HACER QUÉ, CON QUÉ ELEMENTOS, EN QUÉ CONDICIONES Y CON QUÉ NIVEL DE ACIERTO“.

Por ejemplo: “Al final de la formación el participante será capaz, a partir de una tabla excel de dos columnas dada, de obtener por pantalla un gráfico de líneas con dichos datos o con un rango de los mismos y las leyendas asociadas a ambos ejes, en menos de 15 minutos y sin errores“.

Ya lo sé: me vais a decir que esto es sencillo en temas asociados al manejo de herramientas o metodologías, pero que es muy difícil aplicarlo a temas como el liderazgo, la comunicación y en general a las habilidades interpersonales. Bien te reto a que respondas de modo claro, observable y exacto ¿a qué se refiere el concepto liderazgo en tu compañía?.

 

Anuncios